“Peleando en Familia”, “Straight Outta Compton” y “Los Dos Papas”, las recomendadas para ver en Netflix


Por Sebastián Zavala Kahn

¡Y seguimos con las recomendaciones! Como no quiero que se aburran durante esta cuarentena de (espero) dos semanas —recuerden; ¡no salgan de casa a menos que tengan una emergencia!—, esta vez les traigo tres recomendaciones cinematográficas para que vean en Netflix.

Como siempre, son tres películas bastante diferentes las unas de las otras, pero que deberían satisfacer su sed de entretenimiento, ya sea que busquen una historia inspiradora, un drama más bien sobrio, o hasta algo bastante más musical. Curiosamente —y esto no fue a propósito—, los tres filmes tienen algo en común: todos están basados en historias reales. ¡A veces los hechos que de verdad se llevaron a cabo tiempo atrás pueden resultar en historias ficticias (no son documentales, después de todo) verdaderamente entretenidas!

Veamos, entonces.

Peleando en familia (2019)
Dirigida y escrita por Stephen Merchant

Peleando en familia” es un drama deportivo basado en la historia real de Paige (interpretada acá por la genial Florence Pugh), una de las peleadoras de lucha libre más populares de la WWE (World Wrestling Entertainment). En la película, vemos sus inicios en el Reino Unido, peleando junto a su familia, que incluye a su hermano, Zak (Jack Lowden), y sus padres, Rick (Nick Frost) y Julia (Lean Headey), quienes manejan una pequeña federación de lucha libre local. Pero también vemos cómo es convocada por la WWE, y cómo el camino hacia la gloria y la fama está llena de retos que ella no esperaba en un inicio.

Si “Peleando en familia” suena como una arquetípica película inspiradora de deportes… es porque, hasta cierto punto, lo es. Y aunque la cinta, efectivamente, hace uso de algunos de los clichés del subgénero, el director-guionista Stephen Merchant incluye suficientes momentos honestos, y suficientes interacciones creíbles entre personajes, como para compensar algunas de las secuencias más previsibles. Sí, se podía argumentar que “Peleando en familia” es una suerte de comercial para la WWE, pero logra contar una historia verdadera (aunque ficcionalizada) de manera tan encantadora y emotiva, que al final del día, eso no importa mucho.

No es necesario decir, a estas alturas, que Florence Pugh está excelente como Paige; la interpreta como una chica enfocada en alcanzar sus metas, pero que a la vez, tiene que superar sus propias inseguridades, y hasta los preconceptos que tiene en relación a otras personas. Jack Lowden da una interpretación cumplidora y Lena Heady, lamentablemente, tiene poco qué hacer como Julia, pero Nick Frost resalta como Ricky, el alma del negocio familiar de los Knight. Puede que la lucha libre sea como una “telenovela en mallas” (no necesariamente fingida, pero ciertamente arreglada) pero “Peleando en familia” le otorga suficiente credibilidad, no solo como deporte, si no también como un potencial sueño para bastantes mujeres, como para que termine de convencer tanto a nivel dramático, como a un nivel algo más visceral.

Nota: Sí, La Roca (o Dwayne Johnson) sale en la película (y también la produce). Pero no, no es uno de los protagonistas. A lo mucho saldrá por unos diez minutos, así que no se emocionen demasiado.

Straight Outta Compton (2015)
Dirigida por F. Gary Gray
Escrita por Jonathan Herman y Andrea Berloff

Straight Outta Compton” es una película biográfica que nos muestra los comienzos y los períodos de éxito de N.W.A, uno de los grupos de rap y hip-hop más influyentes de la historia norteamericana. De esa manera, vemos cómo Ice Cube (interpretado por su hijo en la vida real, O’Shea Jackson Jr.) contribuye con las letras de algunos de los mayores éxitos del grupo, para luego tener que separarse debido a las actitudes de Eazy-E (Jason Mitchell), el líder de N.W.A., y su productor, Jerry Heller (Paul Giamatti). Vemos también como Dr. Dre (Corey Hawkins) se queda más tiempo con el grupo, pero eventualmente también decide tomar su propio camino. Y más importante; vemos cómo la fama y el dinero pueden terminar por arruinar amistades, y por alterar el curso de la historia de uno de los grupos de hip-hop más populares jamás vistos.

Sin embargo, si hay una razón por la que “Straight Outta Compton” funciona tan bien, es porque no se trata de una película biográfica estereotípica y previsible. Sí, sí, tiene mucho qué decir sobre el peligro de la fama y de los excesos; de las fiestas y del sexo y de la excesiva confianza en gente que podría estar abusando de uno. Pero también se trata de un espectacular retrato de un tiempo y lugar muy específicos, y de cómo la creación de N.W.A. fue una suerte de respuesta al abuso que la policía de Los Ángeles cometía hacia la población afroamericana. Como dice Ice Cube en una conferencia de prensa: le dieron una voz al pueblo.

La banda sonora, evidentemente, es espectacular; tenemos desde los éxitos de N.W.A. (“Straight Outta Compton”, “Fuck the police”) hasta las canciones que sacaron Ice Cube y Dr. Dre como solistas. Y las actuaciones son todas de buen nivel; resaltan O’Shea Jackson Jr. como Ice Cube (igualito a su padre, qué bestia), Jason Mitchell como Eazy-E, y Paul Giamatti como Jerry Heller, un hombre del que uno nunca está totalmente seguro. Pero vale recalcar que todo —desde las interpretaciones, hasta el arco dramático de cada protagonista, y por supuesto, el comentario social tan importante para esta historia en particular— contribuyen a un producto final redondo y dramáticamente efectivo. Incluso si no son seguidores de N.W.A. o del rap, deberían disfrutar enormemente de “Straight Outta Compton”; es más, es posible que la película los convierta, eventualmente, en fanáticos.

Los Dos Papas (2019)
Dirigida por Fernando Meirelles
Escrita por Anthony McCarten

Por último, tenemos a “Los Dos Papas”, película que se lleva a cabo durante los últimos días del Cardenal Ratzinger (Anthony Hopkins) como Papa. En ella, vemos sus diferentes conversaciones e interacciones con el Cardenal Bergoglio (Jonathan Pryce) en Roma; el segundo ha llegado para presentar su renuncia, mientras que el primero quiere convencerlo de que no lo haga. Es así que vemos las diferencias en ideología y pensamientos entre ambos hombres, y cómo el Papa Benedicto se va convenciendo de que debería ser él quien renuncie, y que de repente Bergoglio sería el mejor candidato para reemplazarlo como Sumo Pontífice.

Lo mejor de “Los Dos Papas” es que uno no necesita ser creyente para disfrutarla. Se trata de un interesante drama, en donde salen a la luz las diferentes visiones que tienen ambos hombres de la fe, pero también de la manera en que el mundo moderno se está desarrollando; previsiblemente, el Papa Benedicto es más conversador, mientras que a Bergoglio le gustaría realizar cambios más radicales (para estándares de la Iglesia, claro está). Se trata de un choque de perspectivas fascinante, el cual, para sorpresa de su servidor, incluso llega a tocar temas como los casos de abuso sexual a menores por parte de miembros de la iglesia. Sí, es algo superficial y breve, pero el filme al menos reconoce dicho problema y lo utiliza como parte importante de una escena en particular.

Las actuaciones, como se deben imaginar, son excelentes. Tanto Anthony Hopkins como Jonathan Pryce se convierten en sus respectivos personajes —aunque debo admitir que la voz en español del segundo me distraía, porque se notaba a leguas que utilizan la voz de otro actor cada vez que Bergoglio habla en castellano. Fuera de eso, sin embargo, y de algunos flashbacks que interrumpen el flujo de la historia, “Los Dos Papas” logra funcionar como un drama intrigante, y que refleja el choque de pensamientos que existe dentro de la Iglesia incluso hoy en día. Puede que sea una versión altamente ficcionalizada de hechos reales, pero eso no impide que “Los Dos Papas” funcione como entretenimiento de alta calidad.

Comentarios

comentarios