Crítica “The Half Of It”, una historia madura que trata a sus protagonistas adolescentes con respeto


Por Sebastián Zavala Kahn

Lo he mencionado antes, pero vale la pena reiterarlo: mientras que los cines (cuando estaban abiertos) favorecían la proyección de blockbusters millonarios que atraían miles de personas durante su primer fin de semana, plataformas de streaming como Netflix cuentan con más y más películas de mediano presupuesto, pertenecientes a géneros cada vez menos vistos en la pantalla grande. Es por eso que películas como su más reciente producción, “The Half of It”, terminan siendo tan refrescantes: mientras que las cadenas de cine y los grandes estudios se rehusan a apoyar filmes más personales o con historias menos fantásticas, Netflix no tiene mayores problemas a la hora de estrenarlas online. No es un mal modelo de negocio, para ser sincero.

Y aunque puede que los trailers de “The Half of It” la hayan vendido como una experiencia algo sacarina y previsible, puedo decir con bastante confianza que el producto final, felizmente, no podría ser más diferente. Lo que tenemos acá es un drama protagonizado por adolescentes que se sienten reales, que son tratados con respeto por el guión de Alice Wu (quien también dirige la cinta), y que viven experiencias que se sienten profundamente personales y sinceras. Sí, “The Half of It” no carece de momentos cómicos, pero no se trata de una comedia adolescente estereotípica. De hecho, la película está más interesada en explorar la psiquis de sus personajes de manera seria, favoreciendo un tono solemne y algo lento, pero jamás aburrido, y desarrollando el conflicto central de forma muy emotiva. Considerando la gran cantidad de producciones hechas a la mala que salen constantemente en Netflix, esperaba bastantes cosas de “The Half of It”, pero ciertamente no lo que terminó entregándome.

La protagonista de “The Half of It” es Ellie Chu (Leah Lewis), la hija de un inmigrante chino (Collin Chou) que ahora vive, sola con su padre, en un pueblo aburrido y muy tradicional. Y aunque no la pasa mal, necesariamente, en la escuela, no es que Ellie tenga muchos amigos, tampoco. De hecho, es más conocida por ser extremadamente inteligente y aplicada, y por escribirle los ensayos a la mayor parte de sus compañeros a cambio de dinero, lo cual, curiosamente, no parece fastidiarle a su profesora, la Sra. Geselschap (Becky Ann Baker).

Las cosas cambian, no obstante, cuando un día se le acerca el atlético Paul Munsky (Daniel Diemer), no para que lo ayude escribiendo un trabajo escolar, si no más bien para que le redacte una carta a la chica de sus sueños, la popular Aster Flores (Alexxis Lemire). Ellie acepta a regañadientes —necesita el dinero—, pero hay un problema: a ella también le gusta Aster, y nadie lo sabe porque, al ser tímida y no tener amigos, no ha salido del clóset. Sin embargo, lo que al principio parece ser una relación superficial y meramente de negocios entre Ellie y Paul, eventualmente se convierte en una sorprendente amistad, lo cual hace que su secreto sea más difícil de mantener guardado.

A pesar de que la premisa central de “The Half of It” puede sonar algo absurda, Wu la desarrolla de manera creíble, pintando a la escuela de Ellie —y a la mayoría de sus alumnos— de cuerpo entero: se trata, pues, de un ambiente de masculinidad tóxica y extremadamente conservador, donde todas las familias van a la iglesia, los jugadores de fútbol son ridículamente populares, y los “nerds” son utilizados por sus habilidades por los “bacancitos”, quienes ni siquiera consideran la idea de esforzarse para sacar buenas notas. El hecho de que la profesora apruebe esta situación, y que encima le reclame a Ellie cuando ésta deja de escribir los trabajos de sus compañeros, sirve para demostrar lo acostumbrada que está la gente del pueblo a celebrar a los atletas y a la gente popular, y dejar de lado a las personas más académicas.

Se trata de un contexto muy interesante, el cual Wu aprovecha al máximo para desarrollar una historia sobre sexualidad, religiosidad, inmigración, masculinidad y tolerancia. Consideren, si no, al padre de Ellie, un hombre que no sabe cómo comunicarse con su hija, y que parece seguir sufriendo por la muerte de su esposa. Se trata de una persona muy tradicional, a quien le gustaría poder comunicarse con Ellie de manera explícita, pero que prefiere hacerlo a través de las películas que se ven juntos, aparentemente, todas las noches. El hecho de que, en un diálogo entre Ellie y Paul, la primera cuente que su padre no pudo ascender en el trabajo porque su inglés no era “bueno”, a pesar de que cuenta con un doctorado, nos dice todo sobre la experiencia que quiere transmitir Wu. Lo que tenemos acá es una historia de adolescencia vista desde la perspectiva de una inmigrante; de alguien que tiene que pelear batallas muy específicas, y que por momentos tiene ganas de rendirse y dejar todo de lado.

Y sí, es cierto que el tratar de desarrollar una historia sobre una hija de inmigrantes, homosexual, tímida y con un padre poco comunicativo, podría terminar siendo mucho, pero Wu lo hace con cierta elegancia, sin dejar de lado a sus personajes, y transmitiendo mucho a través de las nuevas relaciones que entabla Ellie. Destaca, por ejemplo, una escena bastante íntima entre ella y Aster, la cual nos revela mucho sobre ambos personajes, desde la timidez de Ellie, hasta lo distinta que es Aster a lo que uno usualmente asumiría. De hecho, “The Half of It” tiene mucho qué decir sobre lo que la gente asume sobre los demás; al ver a Aster, uno podría asumir que se trata de una “chica bonita” y nada más, o que Paul no es más que un “atleta tonto” sin mayores talentos. Wu, entonces, utiliza esta historia para subvertir los estereotipos, y demostrar que uno simplemente no debería asumir; cada persona es su propio universo, por más que decida exponer solo ciertas facetas de sí misma.

Como Ellie, Leah Lewis da una actuación extremadamente madura, desarrollando al personaje de tal manera que resulta fácil empatizar con ella. No es una “nerd” estereotípica, como se habrán imaginado ya; es tímida, sí, pero no sufre de bullying extremo (no es una historia de Stephen King) y no parece estar demasiado interesada en ser popular o “pertenecer”. Mientras va avanzando la película, la vamos conociendo más, y nos vamos dando cuenta de dónde vienen sus demonios internos, y por qué prefiere no revelar sus sentimientos ni tratar de hacer nuevos amigos. Como Paul, Daniel Diemer es suficientemente carismático y por momentos gracioso (más que nada debido a su aparente estupidez), y Alexxis Lemire es encantadora como Aster, una chica que demuestra, también, ser mucho más de lo que su familia, sus amigos, y especialmente su superficial novio, les gustaría que sea. Por último, da gusto ver a Collin Chou (Seraph en “Matrix Recargado” y “Matrix Revoluciones”) en una nueva película; su trabajo es sutil y verosímil.

Como se deben haber dado cuenta ya, “The Half of It” me sorprendió gratamente. Se trata de una historia madura que trata a sus protagonistas adolescentes con respeto, y que transmite varios temas relacionados a la inmigración, la religión, el conservadurismo extremo, la sexualidad y la masculinidad con inesperada elegancia. Las actuaciones son sólidas, el tono es serio sin llegar a ser deprimente, y el trabajo de dirección de Wu es eficaz; no llama la atención a sí mismo, si no más bien favorece el trabajo de sus actores y las emociones que hacen de sus vidas un reto constante. Puede que “The Half of It” no haya hecho tanto ruido como otras películas originales de Netflix, pero eso no quiere decir que no vaya la pena verla; de hecho, es de lo mejor que el gigante del streaming ha sacado en un buen tiempo.

Crítica de Sebastián Zavala Kahn
Comunicador audiovisual y crítico de cine. Bachiller en Comunicación Audiovisual por la PUCP, miembro de la APRECI —Asociación de Prensa Cinematográfica—, y crítico oficial de Rottentomatoes.com. Integra el staff de las webs de MasGamers, Nintendo Pe y Fans de Zelda Perú, y el portal web Cinencuentro. Adicionalmente, es YouTuber para el canal Aprieta Start, formó parte del staff de prensa del 18 Festival de Cine de Lima, y trabajo durante dos años como encargado de la Red de Teatros en FoLk. Desde enero del 2012 publica videocríticas y comentarios de cine en el blog Proyectando Ideas. Cofundador y editor en FotografíaCalato.com, y coautor del libro sobre videojuegos Videogames You Will Never Play, del colectivo Unseen64.

Web: www.sebastianzavala.com
Twitter: @sebastianzavala

Comentarios

comentarios